12 feb. 2015

RECORDANDO A LAS MÁRTIRES DE ANTABAMBA – APURIMAC del siglo XVII.



RECORDANDO A LAS MÁRTIRES DE ANTABAMBA – APURIMAC del siglo XVII.

A las redacciones de RAÍCES ANTABAMBA TIERRA DE TRADICIONES, nos han remitido el presente material histórico que a continuación publicamos, el cual consideramos de gran significado histórico cultural sobre una etapa histórica de la colonia ocurrida en nuestro pueblo de Antabamba.

Consideramos de interés general esta publicación que obedece a la inquietud de un hermano antabambino, estudioso sobre los orígenes y el desarrollo de nuestra cultura en la provincia de Antabamba, quien gentilmente nos ha cedido para publicar mediante publicaciones RAÍCES ANTABAMBA.

Ustedes señores lectores, tengan estos documentos para que puedan reflexionar y tener una idea clara sobre la historia de nuestros ancestros de Antabamba, desde luego podrán replantear sus enfoques históricos, y la interpretación histórica, a partir de los presentes documentos que les brindamos.


RECORDANDO A LAS MÁRTIRES DE ANTABAMBA – APURIMAC del siglo XVII.
Por: Willkaruna

Después de leer las cartas que hoy les comparto, no tengo palabras, sino lágrimas y dolor, me duele la vida saber que nuestras abuelas padecieron la tortura más cruel de parte de los curas y curacas españoles del siglo XVII. 

La crueldad era tal que los curas españoles no las dejaban ser humanos, a plan de azotes y golpes las hacían trabajar a toda las familias. Es decir, vivían solamente para trabajar y servir a los curas y cuanto representante que aparecía en nombre de Dios y la corona española.

Sí conociéramos la verdadera historia de nuestro pasado, fuéramos conscientes de repensar nuestro destino. Sólo una provocación. ¿Saben cómo y sobre qué fue construido y qué simboliza la iglesia que tenemos, que muchos se llenan la boca diciendo que es una reliquia, un patrimonio cultural?, por favor. Necesitamos tener una mínima consideración a nuestros abuelos y abuelas que pagaron con su vida el costo de levantar cada piedra de la iglesia…

Habremos de aquellos que hemos sobrevivido sin la tortura de la cruz, quienes estamos llamados a encabezar la tarea de redimir y reivindicar nuestra matriz cultural y a nuestros pueblos, el primer paso para ello es reconocer a nuestros héroes locales, empezando por los que combatieron al enemigo gestando el Muru Unquy en Wakirka y las cuatro heroínas que levantaron su voz ante el avasallamiento de parte de la Iglesia, así como ellos habrán muchos en el olvido.
Estoy seguro, que el dolor que padecieron, las lágrimas que derramaron no habrán sido en vano, alimentaron y han fortificado las semillas del Pachakuti, que hoy se avizora.












 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada