22 oct. 2016

DEFENDAMOS LA VESTIMENTA DE LA HUAYLIA DE ANTABAMBA

DEFENDAMOS LA VESTIMENTA
DE LA HUAYLÍA DE ANTABAMBA





La Huaylía de la Provincia de Antabamba, en su calidad de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación Peruana, usan trajes coloridos y elegantes como parte de su vestuario, varían en cada distrito y centro poblado donde se realizan las festividades y que combinan las fiestas navideñas y principalmente las ritualidades en homenaje al maíz, siendo este el principal alimentos de los ancestros de Antabamba, y particularmente hablando de la Huaylía del Distrito capital de la provincia, viene sufriendo transformaciones en el vestir en las celebraciones de la festividad y presentaciones que se realizan de la huaylía.

La Huaylía del Distrito de Antabamba, en los últimos años esta sufriendo exageradas transformaciones e influencias foráneas en la esencia genuina del vestir, lo cual ha suscitado sendas polémicas entre los mismos pobladores antabambinos que saben de la buena vestimenta que da realce a la identidad y representación del poblador antabambino, quien es el protagonista principal en los escenarios de las presentaciones de la Huaylía.

VESTIMENTA GENUINA IDEAL
(RECOMENDABLE)


En las últimas décadas, personas sin ningún criterio y conocimiento de nuestra costumbre ancestral vienen tergiversando sistemáticamente, la práctica ancestral de la huyalía, con apreciaciones por demás antojadizas, sin respetar el contexto histórico basado y sustentado en investigaciones serias, que acierten como tal en sus reales dimensiones.
En la celebración de la Huaylía de la provincia de Antabamba festividad del niño Jesús (navidad) y fiesta de ritualidad del maíz como alimento principal y base de la economía del poblador de la provincia de Antabamba.

El uso del traje es vital para esta manifestación cultural, que denota autentica expresión, que merece nuestro respeto.
  
Nuestra máxima expresión cultural, viene sufriendo influencias de costumbres de otros pueblos del sur del Perú, en especial de Chumbivilcas, quienes tienen un peculiar estilo de practica ancestral en su fiesta, y sus riñas de todo el año, el día 25 de diciembre de navidad lo resuelven enfrentándose en el takanacuy; lo que no ocurre en Antababamba siendo una burda imitación que denigra la real expresión de la huaylía antabambina.

Se ha tomado conocimiento que, en años pasados un mayordomo, al pasar su cargo, adquirió diferentes disfraces para entregar a los protagonistas del baile de la Huaylía, que constan de unos uniformes, de color beige con aplicaciones de color marrón, siendo así: camisas de color guinda y los especialmente los sombreros fiel copia al vestir del poblador mexicano; este mal gesto quizás por el desconocimiento de nuestra historia ancestral, ha permitido que los pobladores dizque orgullosos de nuestro patrimonio luzcan sombreros de ala larga.

Este mayordomo pasó su cargo en la ciudad de Antabamba, con tanta algarabía y devoción, sin prever lo que pasaría en el futuro y sin advertir lo que estaba haciendo, una vez colectivizado el uso de esta prenda que al final ha generado un efecto negativo, que determina a tergiversar y desnaturalizar la vestimenta de la costumbre del poblador antabambino en la Huaylía, en su calidad de Patrimonio Cultural de la Nación. 


VESTIMENTA QUE DISTORCIONA LA COSTUMBRE (No Recomendable)




Actualmente, en la ciudad de Antabamba y en Lima, algunos artesanos sin tener el mínimo criterio del arte y de las expresiones culturales de los antabambinos, han improvisado talleres de costura y allí adecuan los sombreros y sus adornos con ribetes diferentes, para modificar las esteras y convertirlos al estilo mexicano, esta nefasta y ridícula influencia nada de bueno trae, mas por el contrario ofende y desnaturaliza los buenos atuendos que usan los pobladores antabambinos, ademas denigra la autentica expresión cultural del poblador antabambino, del cual cierto sector de los mismos antabambinos desconociendo la importancia y el valor de la expresión cultural inmaterial apoyan los cambios innecesarios y otros sector con mas contundencia ha rechaza los cambios innecesarios y defiende las expresiones que dan vida y realce a la cultura de Antabamba que se expresa mediante sus atuendos y la vestimenta que le da la verdadera identidad al poblador antabambino.

Peligra el honroso merito alcanzado por la Huaylia, del reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación, pero con las malas influencias y tergiversación de las costumbres ancestrales, y la propia vestimenta que no va acorde a la expresión cultural del pueblo antabambino.

Merece retomar lo genuino de la costumbre, para enrumbar a la categoría de Patrimonio Inmaterial de la humanidad vía UNESCO, vale decir lograr el reconocimiento de la Huaylia para todo el mundo globalizado. Para lograr dicho anhelo no falta nada tan solo la decisión acertada y de organizar como debe ser, respetando la autenticidad y práctica ancestral como tal dejando de lado influencias que en lugar de realzar lo denigran y le quitan importancia.

Es verdad que, la Huaylía de la Provincia de Antabamba tiene toda la potencialidad y la mejor forma de presentarlo en su modo genuino, a todas las huaylías de la provincia. Importa mucho hacerlo, para engrandecer a la máxima expresión cultural de los pueblos antabambinos. Y no se limiten a las presentaciones y compromisos de modo muy inverosímil sin organización apropiada, lo que hace quedar imperceptible en cualquier escenario.

La huaylía se ha hecho conocida por el mal llamado takanacuy, no siendo esta costumbre propia, más bien seria como un remedo de costumbres ajenas, de los pueblos de Chumbivilcas (Cusco), que solo desmerecen a lo nuestro. Siendo la Huaylía genuina expresión de la identidad de los pobladores de la provincia de Antabamnba, mas bien con las practicas del atipanakuy, makanaquy y el tankanacuy, los que si son practica de los pueblos de la provincia de Antabamba. 


AQUÍ TENEMOS ALGUNAS IMÁGENES DE NUESTRA HUAYLIA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario